analiza el primer año de PPK

https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/83/17/a8/8317a87ee5ae754288348f42941ed980.jpg

El fenómeno Minions

Lo que no miramos cuando los vemos

Pero en lo que más deberíamos pensar, me parece, es en lo que necesitamos colectivamente para salir de este ciclo de gobiernos sin imaginación ni proyecto, que funcionan como los minions de Mi villano favorito (una divertida alegoría del fascismo). Obsesionados con el crecimiento económico, ignoran todas las demás condiciones fundamentales para el funcionamiento de una sociedad desarrollada.

Jorge Bruce

Publicado: 2015-08-30


Los minions forman parte de la cultura popular contemporánea. Están presentes en el cine, la televisión, vestimenta, juguetes, comida, etc. La repetición constante de su presencia urge analizar su misma existencia. Este artículo no busca la realidad detrás de los minions (fuente de inspiración [como esa noticia de que representan trabajadores nazis]) sino la realidad (perversa) en estos personajes amarillos  (1). Es interesante apreciar como la sociedad trivializa/desconoce la implicancia de los contenidos destinados al goce (entretenimiento). Preocupa la transmisión de información (ideología) a los niños sin la censura/crítica de los padres. El contenido obsceno/perverso de la ‘sociedad de la información’ es instruida a los infante en forma de adoctrinamiento por medio del goce sin filtros.

Los minions son seres cuya misma existencia desprecia la libertad. La autonomía es incompatible con su forma de vida. Cumplen una meta desde su aparición: servir al amo más despreciable que encuentren. Esta finalidad es opuesta a su comportamiento: alegres, ridículos, graciosos, ingenuos, carecen de talentos malévolos, etc. Quizás buscan un villano quien proyecta su no-ser para conseguir (con él) ser completos. Estos sujetos no mueren (parecen ni incrementarse ni desaparecer / existencia infinita), son asexuales (no se sabe si pertenecen al género masculino o femenino [por el nombre pueden ser varones]), desconocen el sufrimiento, entre otras cualidades (2). Manifiestan una maldad ingenua que les alivia la culpa (perjudican a su amo a través de su accionar pero siguen buscando uno nuevo ad infinitum) por su comportamiento.

https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/236x/c5/51/e5/c551e5d7f395189359ea12d403c2bf4f.jpg


Cuando vivieron sin un amo crearon una civilización pero imperfecta: sin amo carecieron de un propósito de vida. Es interesante reflexionar sobre qué tipo de gobierno utilizan los minions para autogobernarse (reconociendo que forman parte de una colectividad antes que la individualidad [salvo los tres protagonistas]). Puede esbozarse que es una anarquía primigenia/natural. Pero al requerir de un amo pasan a organizarse de manera totalitaria. Estos individuos amarillos pasan a ser siervos con derecho a goce (siguen divirtiéndose mientras complacen a su amo). Estos sujetos no se deprimen por la culpa del deceso del amo (causado por ellos) sino por la ausencia de uno (esta búsqueda reiterativa resulta egoísta y su tarea servil narcisista que termina siendo bastante obsceno). El espectador goza al contemplar a estos anti héroes que, por alguna razón no consciente, causan simpatía pese a hacer el mal. Esa ‘alguna razón’ es la ideología: they do not know it, but they are doing it (3). El espectador manifiesta la perversión de simpatizar con la ejecución/realización del mal (a través del goce que producen los personajes graciosos). ¿Tal vez los minions buscan seguridad que ellos mismos no pueden otorgarse?

El axioma fundamental de la película es: los minions sirven a un amo. Las características de este son: ser despreciables, genios criminales, malo, villano, supervillano cool, etc. La antagonista de la película señala: <<¿no se siente bien hacer el mal?>> ¿No es esto ridículo? La enseñanza de películas (cualquiera sobre héroes) es la búsqueda y ejecución del bien (sea por seres imaginados con poderes supra humanos o militares [el siempre idealizado ejército estadounidense]). La identificación con el criminal puede causarse por la identificación con el goce (series sobre narcotraficantes [p.e. Pablo Escobar] donde muestran sus riquezas al margen de la ley o exposición ostensiva de Oropeza mediante sus placeres [licores, objetos suntuarios, mujeres]). Esto puede representarse con la siguiente cita: <<tanta diversión es ilegal>> (sobre la convención de villanos en Orlando). La película retrata la banalización/trivialización del mal: el despojo de su barbarie para ridiculizarlo. Los realizadores establecen un cambio de sentido de la maldad desde lo cruel hasta lo cómico.

El comportamiento de los minions con su amo es bastante pintoresco. Su accionar contribuye al deceso/derrota del villano a quien sirven. Los minions conscientemente contribuyen al mal (para ellos con tinte caricaturesco) pero inconscientemente sirven al bien (desaparición de la amenaza). La negligencia involuntaria de los minions actúa como catalizador de la maldad. Detrás de ellos está un ímpetu reaccionario (ideológico del director, productores o estudio que realizaron la película. En otras películas el bien lo ejecuta un héroe; en ésta, la desmesura/ridiculez/aleatoriedad de los sirvientes amarillos. La película deja constancia de que cualquiera sea la maldad o el villano siempre aparecerá el ‘impetu reaccionario’ para restablecer el orden.

Este impulso pertenece a la ideología más banal gringa. La película expone los siguientes amos de los minions: sucesivos organismos que se alimentan uno del otro en el proceso de la evolución, un dinosaurio carnívoro, un cavernícola, el faraón, Drácula, Napoleón y Scarlett Overkill. Los primeros pertenecen a los créditos iniciales donde está explicado el surgimiento de los seres amarillos. La última conlleva el desarrollo del guión. Los otros conllevan la definición de los minions y su comportamiento involuntario con tinte reaccionario. El dinosaurio cayó en un cráter colmado de lava por un error de los siervos amarillos (rodó por una pendiente y fue desestabilizado por un minion en la cornisa). El cavernícola fue comido por un oso. Cuando iba a golpear al animal los minions le dieron una vara para golpear una piñata (¡demandaban que su amo agreda al oso como si fuera una piñata!). El animal no sufrió ningún daño y le profirió un golpe por ira. El humano termina siendo engullido. Los minions manifiestan escasa culpa para disponerse a encontrar un nuevo amo.

Los siguientes amos pertenecen a la ‘historia de la civilización’ (<<their quest for a boss put the minions front and center for some of the civilization most historical moments>>). Los amos históricos que aparecen son el faraón, Drácula y Napoleón. El faraón (enemigo bíblico del pueblo judío [es bien conocida la influencia judaica en Hollywood]) termina aplastado por la base de la pirámide. Los minions pretendieron inaugurar la construcción rompiendo una botella en ella. La estructura perdió equilibrio (el proyecto planteaba un tronco invertido con el vértice en el suelo) y aplastó al jerarca egipcio. Tras el desastre los minions voltean los planos y amainan su culpabilidad ante una ingenua maldad). Drácula muere ridículamente al desintegrarse por la luz por la celebración de su cumpleaños. El contexto de la aparición de Napoleón es un escenario invernal. Los minions forman parte de la Gran Armada encargados de accionar la artillería. En un instante dispararon negligentemente el cañón que arroja a Napoleón lejos de la tropa en la inconmensurabilidad del paisaje gélido. El ejército francés se interna en el lugar en búsqueda de su líder. Seguramente esto refiere al intento fallado por ingresar a Rusia.

La película evidencia un poder para seleccionar algún villano en la Historia. El criterio que siguen es bastante cuestionable. ¿Por qué no aparece Hitler (el villano tradicional), Bush (genocida contemporáneo), Stalin, Mao o Fidel (villanos tradicionales del imaginario hollywoodense al asociarse al fantasma comunista)? Al no seleccionar a estos personajes, la película intenta ser políticamente correcta. El accionar involuntario de los minions que contribuye a la derrota/deceso de su amo está inscrito en la teleología gringa por el triunfo del bien bajo estándares conservadores. Ese es el ‘ímpetu reaccionario’ estadounidense que contribuye a la desaparición de cualquier revolución que atente contra el status quo. Los minions adquieren el rol de agentes contra-revolucionarios de ciertos proyectos políticos. El silencio respecto a los villanos ausentes refleja el maniqueísmo imbuido por la información norteamericana. Aquella que divide a los individuos en buenos y malos de acuerdo a la agenda política de E.E.U.U. En esta película la argumentación es cínica: puede apoyarse al mal pero de alguna u otra manera (por la ridiculez ingenua) perece. Puede dividirse a los personajes históricos en dos: los buenos y malos. La tensión entre ambos y el triunfo del bien adquiere como motor la negligencia involuntaria de los minions (en su servidumbre constante).

http://www.quickmeme.com/img/1b/1bd2586bf1b5f09ba35e7af30a8105f54f9bc105b68646f55b135315d540e055.jpg


La antagonista de la película es Scarlett Overkill. En primer lugar, rompe los estereotipos de género al ser una villana. Ningún otro criminal de la serie es mujer. La describen como muy malvada y ser un genio criminal. (<<There’s a new bad man in town, and that man is a woman>>). Comenzó muy pequeña y a los 13 años construyó un imperio criminal. Scarlett señala que cuando comenzó en el crimen la gente decía que la mujer no podía robar un banco. Pero <<los tiempos han cambiado>> y ella se convirtió en la villana más popular. Está casada con un científico que la provee de los instrumentos tecnológicos para cumplir con sus objetivos.

Scarlett tiene un deseo, un anhelo desde la infancia, que quiso volver realidad: tener la corona de Inglaterra. Relata su infancia a partir de un cuento. El personaje es una lobezna joven y callejera. No tuvo amor y estuvo abandonada. Lo que pudo cambiar su situación era una corona que la convertiría en una princesa. Con ella sería amada porque, en su criterio, todos aman a las princesas. Describe esto a partir de dibujos donde se suceden: 1. Una corona 2. Una lobita con ropa gastada/con retazos, pelo desordenado y triste 3. Una loba golpeada y burlada por niños bien vestidos (ostentando la ropa) 4. La lobita en el polo norte donde hasta los pingüinos se alejan de ella 5. El personaje con la corona siendo una princesa sonriente.

Esta historia patética permite establecer cierta empatía con el personaje (miseri-cordia). Su búsqueda consiste en obtener el símbolo del poder monárquico inglés. Casi todos los niños son instruidos en algunos valores del antiguo régimen: ser princesas y buscar caballeros (celebración de los quinceañeros con vestidos neo medievales). Scarlett busca materializar/concretar/volver realidad su deseo infantil (fruto de la coyuntura social). Para su coronación buscó que el vestido usado coincida con un dibujo infantil suyo. Que la antagonista asuma la corona y reine en Inglaterra es una revolución: la élite tradicional (los Windosr y su nobleza) son reemplazados por una muchacha pobre con historia trágica. Esta es la verdadera maldad que busca derrotar la película: el desafío a la monarquía por una plebeya. La tragedia del rompimiento del orden estamental (cada quien tiene su lugar) por alguien de origen popular.

La película prosigue con el desprestigio de Scarlett (después de contar su triste pasado que [tranquilamente] puede ser guión de Disney con final feliz). La misión de los realizadores consiste en demostrar porque no debe ser reina. El principal argumento es la traición a los minions. Una vez más estos personajes amarillos instancian el ‘ímpetu reaccionario’ para derrotar a la villana e impedir la concreción de la gran maldad. Los seres amarillos son confinados a un calabozo que queda convertido en un parque de diversiones (incluyendo selfies que banalizan lo macabro de la tortura / los minions no sienten sufrimiento encontrando cada situación cómica). Consiguen escapar para ir a felicitar a Scarlett por la coronación. Consiguen una corona de defunción para regalársela (esta señala <<sorry for your loss>> / lo reemplazan por <<sorry Scarlett [tachan a frase sobre la pérdida con un plumón])>>. Este detalle es una materialización de esa actitud inconsciente que lleva al declive y derrocamiento de su amo (el mensaje de los minions resulta: lamento tu pérdida [la realización/concreción de tus deseos] Scarlett.

Consiguen impedir la coronación (la corona atrae una abeja que los persigue sobre un candelabro [donde corren] / finalmente lo hacen caer sobre la reina a coronar). Los minions con esta acción contribuyen al restablecimiento de la monarquía británica de Isabel II. Esta les retribuye con una corona (no la oficial), una guitarra y el nombramiento de caballero (sir inglés). Son retribuidos por el accionar involuntario contra su amo para el mantenimiento del status quo. Es proyectado una ideología conservadora que impide la movilidad social. Hasta cierto punto mantiene un orden estamental: la monarquía de Isabel (demuestran sus virtudes para ser la reina) y el pueblo (cada uno en su lugar). El producir un cambio produce una tragedia que lleva al caos social. Es planteado un bien perverso: los personajes hacen el mal pero finalmente hacen el bien porque fuerzas externas son impuestas sobre su voluntad. Todo líder (convertido en villano) con criterio político que, de acuerdo a una división maniquea, es malo está condenado al fracaso por los actos involuntarios de sus siervos amarillos. ¿Por qué no hacer el bien honestamente? Hacer las cosas buenas conscientemente y con voluntad.

La película insta a los deseos ya las fantasías que deben cumplirse. Scarlett era una persona incompleta porque le faltaba una corona. Su deseo implicaba obtener el objeto para ser amada. Los minions solo desean, egoístamente, obtener un amo a quien servir. La vida cotidiana está imbuida de deseos que adoctrinan a las personas. En el pasado la gente sintió culpa por gozar, hoy la gente es culpable de no gozar lo suficiente (el temor a la muerte temprana por no haber sentido los placeres anhelados). El deseo de la antagonista está articulado a partir de un plan. El desear es una práctica sobrevalorada y sobredimensionada actualmente (proliferación de voces que instan al goce). No todos los deseos pueden cumplirse/realizarse. Los deseos/fantasías/anhelos sin una raíz (principio) de realidad están condenados a no concretarse. Al no cumplir con el deseo deviene la frustración o infelicidad. Aunque hoy el desear también es un deseo que produce goce (p.e. pornografía). Es importante a controlar y frenar los deseos.

La villana tuvo la constancia para su cumplimiento en el futuro (motivación para cumplir con su deseo). En este punto Jacques Derrida es indispensable. Este pensador divide al futuro en dos: futuro y avenir. El futuro es el cumplimiento de todo lo deseado, planificado y anhelado. El avenir es lo que realmente sucede independientemente/transgrediendo la planeado en el futuro. El futuro de Scarlett fue tener la corona inglesa y reinar en este territorio. El avenir demuestra que no lo consiguió. Los minions fueron la fuerza que impidió la concresión de su anhelo. En este caso el avenir no es real sino condicionado por la ideología de los realizadores de la película. El avenir está articulado por una teleología que implica el sometimiento de los malvados por el accionar involuntario de los seres amarillos. Los ‘buenos’ gobiernos permanecieron en el tiempo mientras que los ‘malos’ fueron derrotados. Siguiendo la lógica de la película, los minions sirvieron a esos líderes que fracasaron (por aceptar la servidumbre).

El presente artículo busca contribuir al análisis de los contenidos que asigna la ‘sociedad de la información’. Pretende ver el comportamiento gracioso y ridículo de los minions como un accionar egoísta y perverso (búsqueda casi obscena por un amo y su accionar involuntario para derrocarlo). Los minions son agentes de la ideología maniquea del triunfo del bien sobre el mal. Siendo el bien la preservación del status quo y una sociedad donde cada quien permanece en su lugar. Los minions sirven eficientemente a un amo que carezca de interés político que atenten contra los poderes existentes (desinterés del ‘villano favorito’ por gobernar). Buscan un amo con el cual coincidan en el goce por el ejercicio de la maldad con la ingenuidad (comportamiento ridículo).

Este artículo servirá si es que usted lector se cuestiona antes de consumir algo relativo a estos personajes amarillos: tablets, juegos, mercancías, comida, ropa, etc. Si piensa antes de comprar vestimenta relativa a los minions a los niños: convertir a un niño en un ser a quien la libertad lo excede. El objetivo será completo si puede sentir la agresiva / excesiva / invasiva / impulsiva / violenta / desmesurada campaña publicitaria y de marketing sobre ciertos temas (que instan al goce). Finalmente, ¿será que los minions apoyarán a Donald Trump?

https://pbs.twimg.com/media/CJU6n6OWEAYbYPc.jpg

Pd.

Quizás los minions pueden tener una utilidad. Servir como objeto de ridulización de ese minion que todos llevamos dentro. Ese ser con aberración a la libertad y que depende de otro para su seguridad. Nada le impide lector seguir gozando cínicamente de estos personajes amarillos.

(1) Zizek, Slavoj. Pervert Guide to Cinema.
(2) Interpretación a partir de Zizek: “Silent figures are basically like figures in the cartoon. They don’t know death. They don’t know sexuality even. They don’t know suffering. They just go on in their oral, egotistic striving, like cats and mice in a cartoon. You cut them into pieces, they’re reconstituted. There is no finitude, no mortality here. There is evil, but a kind of naive, good evil. You’re just egotistic, you want to eat, you want to hit the other, but there is no guilt proper. What we get with sound is interiority, depth, guilt,culpability,in other words, the complex oedipal universe”.
(3) Zizek, Slavoj. Zizek!


Escrito por


Publicado en